98 Viviendas


Torrejón de Ardoz (Madrid)

2014
Concurso
Solvia, Banco Sabadell

El proyecto plantea romper los límites entre lo privado y lo público; buscar puntos de encuentro entre la ciudad y la vivienda. La respuesta que el proyecto ofrece a esta cuestión es la creación de un espacio comunitario en altura junto al acceso principal al conjunto. Esta terraza comunitaria se convierte en privilegiada atalaya entre el dentro y el fuera. Lugar preciso para el desarrollo de un programa de ocio social de interacción entre los ciudadanos. La arquitectura como plataforma catalizadora de oportunidades.

El bloque se hace permeable a su entorno más próximo. Se fragmenta en diferentes piezas que conforman el todo a través de la suma de partes. Se aleja del carácter monolítico de la traducción directa de la ordenanza en volumen edificado. El patio participa de lo urbano y viceversa. El vaciado del volumen matriz permite tratar los fragmentos como elementos arquitectónicos independientes. Los vacíos entre ellos vuelven a insistir en la relación entre interior y exterior. Esta vez será la mirada hacia el horizonte la que queda enmarcada en ellos. Se logran puntos de vista lejanos desde el patio, anteriormente inviables. Al sol y al aire también se les permitirá, de este modo, un agradable y acogedor acceso. El micro ambiente interior ya no quedará aislado sino que dialogará con su contexto.
La imagen del conjunto queda definida por un proceso de simplificación y abstracción sobre la presencia del hueco y el macizo. Se trata de conjugar identidad del edificio a escala urbana con la relación del hueco hacia el interior. La estrategia elegida es la de unificar yuxtapuestamente los vanos conformando ligeras grietas continuas alteradas en dimensión cuando aparecen los espacios y estancias principales de las viviendas. Estos huecos rasgados camuflan de forma homogénea la rica diversidad de espacios, que en su trasdós, quedan iluminados.